De Guarapo y Melao


GUARAPO Y MELAO
Cocina Local para Gente Universal


Estando en tierras lejanas los sabores tienden a confundirnos, degustamos variedades de platos con aromas y sabores exquisitos a la vista y al olfato, muchas veces  llegamos a decir que hemos refinado el paladar (haciendo alarde a aquellos platillos "únicos"), pero existe algo, un algo  que nos hace volver a nuestras raíces de forma instantánea, que nos vuelve niños otra vez, que nos hace salivar de solo mirar, podemos decir que una de estas sensaciones la provoca el olor a maíz tostado sobre el budare, pero no solo este manjar nos hace despertar todos los recuerdos que  tenemos tatuado en aquello que llaman la conciencia del individuo,son sin fines de sabores que no sabemos identificar y que forman parte de nuestro paladar tropical.
Guarapo, Melao, Cocina, Gente, Universo, palabras que dichas de manera dispersa quizás no signifiquen mucho, pero que juntas traen a cuesta un sin fin de historias que forman la raíz de nuestro continente convirtiéndolas sin querer en tradiciones, idiosincrasia y sentir popular, el latino se caracteriza por ser como su clima ,  todo en un tono exagerado, somos inmensamente felices, inmensamente fogosos, inmensamente hospitalarios, inmensamente trabajadores e inmensamente ingeniosos, tan ingeniosos que llevamos siglos secando y moliendo la caña de azúcar para extraer el guarapo que luego cocinaremos a grandes temperaturas por horas y horas, para tener como resultado el Melao que da el inicio a una multitudinaria gama de deliciosos platillos que surgen desde la punta de chile hasta las fronteras de México y que nosotros los Venezolanos tomamos como nuestro y lo acoplamos en cada una de nuestras recetas despertando el amor propio y de aquellos que vinieron de tan lejos y aprendieron amarnos sin saber porque, ese porque que esta solo en lo nuestro.
Y justamente por lo 'nuestro' es que Joan Miró hizo referencia en una de sus muy conocidas frases "Para ser universal hay que ser local", lo mas simple de nuestras cocinas es lo que hace que el mundo lo conozca, de allí es de donde viene la esencia, el olor, el sabor de esas pequeñas cosas, de alli es de donde nacen grandes recetas para el mundo, para esto no existen formulas, normas ni procedimientos específicos, es simplemente el trabajo diario de aquella abuela, de aquella madre, tía, hermana, esposa y por que no de aquel esposo, hijo, abuelo, que tienen día a día en sus manos la responsabilidad más grande del hogar, el sustento diario, este simple hecho hace que nuestra comida la extrañemos cuando estamos lejos, bien sea en otro país, en otro estado, en la escuela, la universidad o sentados en la oficina esperando la hora para ir a comer a nuestros hogares, definitivamente nada como la comida de casa, ni el platillo más costoso la iguala, siempre, siempre la vamos a extrañar y a medida que envejecemos la nostalgia es mayor, el sentimiento de dependencia aumenta y allí justo en ese punto nos damos cuenta que no hay "Guarapo sin Melao "....

No hay comentarios.: